Pingüi en la prensa

Estos últimos meses la prensa (por fin!) empieza a hacerse eco de la importancia de explicar en profundidad y con criterio la Gestación Subrogada y de mencionar nuestro cuento infantil como una herramienta para que padres y profesores puedan explicar a los más pequeños en qué consiste este método de reproducción asistida y tengan herramientas para defender sus orígenes.

En especial nos ha gustado mucho el reportaje que desde el periódico de La Voz de Torrelodones y de Hoyo de Manzanares han hecho este mes de Noviembre  a nuestros autores (y vecinos de una de esas localidades).

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-21-25-08

También el número de Octubre 2016 de la Revista ELLE hace un reportaje sobre la situación de la Gestación Subrogada en España.

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-21-28-26

La revista Babygest también entrevista a nuestros autores el pasado mes de Septiembre para hablar de cómo vivieron en primera persona la experiencia de la Gestación Subrogada nuestros autores de Pingüi.

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-21-51-04

Anuncios

La gestante, esa gran desconocida

Esperando a Pingüi_Editorial ChocolateHace unos días presentaba nuestro cuento para niños nacidos por Gestación Subrogada (Esperando a Pingüi”) en un programa de radio de literatura infantil, ante la mirada y las preguntas incisivas de cinco “pequeños” periodistas que no superarían los 10 años de edad ninguno de ellos. Y la verdad que no me lo pusieron nada fácil….Después de superar la locura inicial de aceptar dicho reto, fue entonces cuando te das cuenta que muchas de sus dudas y sus curiosidades son las mismas por las que muchos adultos pasamos al abordar este tema, y las mismas por las que otros se lanzan a críticar esta modalidad de Reproducción Asistida sin saber o conocer en detalle en qué consiste y por qué se acaba en ella.

Debo reconocer como editora que, cuando llegó a mi poder el manuscrito de “Pingüi”, yo tampoco conocía nada o casi nada sobre la Gestación Subrogada. Pero sobre todo, lo que más me impactó, es que era una historia de AMOR verdadero, de esas que ya apenas existen hoy en día…una historia de AMOR de una pareja, de AMOR a la vida ante la aparición de una enfermedad mortal, de AMOR a querer tener una familia y no poder, de AMOR a ceder tu cuerpo para que nazca el hijo que otra mujer no puede tener, pero que desea y ama desde lo más profundo de su corazón.

Y así, con esa perspectiva, leí por primera vez el que hoy es mi segundo cuento infantil editado.Esperando a Pingui-Editorial Chocolate

Y entonces, tras varios meses de mails y whatsapps entre editora y autores, ves como tu libro va naciendo a la vez que Pingüi viene al mundo en un país muy, muy lejano…Y un día, de repente, ves una foto en la que aparece “ella”, la gestante, esa gran desconocida que por AMOR (y por supuesto con compensación económica de por medio como ocurre también con donantes de óvulos y esperma) decidió ayudar a una pareja a tener el hijo que no podían llevar en sus entrañas por culpa de un maldito cáncer. Y ves su sonrisa, ves que es una mujer normal que tiene una vida normal, una casa normal, dos hijos normales, y que de una manera normal cede su cuerpo durante 9 meses para llevar en su interior a ese Pingüi que mama Pingüi no podía. Y cuando nace, los 3 se funden en un abrazo infinito de AMOR rodeando al pequeño que te emociona…

Esperando a Pingüi_Editorial ChocolateHoy he recibido una nueva foto de Nawarat (“nuestra gestante”, si me lo permiten mis autores) porque para mí ya es casi de la familia aunque nunca haya hablado con ella ni me conozca. Pero es una gran protagonista de mi cuento, y por eso la respeto y la admiro. Y ves su cara de ilusión al recibir nuestro libro, “su historia”, traducido al Thailandés… ¡¡Y a cambio ella te devuelve unas fotos con sus hijos en un parque de pingüinos!!

Y entonces, lo sabes. Sabes que no hay dinero en el mundo que pague lo que hizo…que lo hizo voluntariamente y con todas las garantias sanitarias para ella y para el bebé, y que gracias a que en su país la gestación subrogada está regulada y controlada, nadie se siente explotado, ni utilizado, ni usado…fue una elección libre de una mujer que quiso ayudar a otra mujer.

Por supuesto que habrá países (o casos particulares) en los que esta elección no sea libre pero no se puede generalizar ni condenar por ello a tantas y tantas mujeres que hoy en día ayudan, bien con sus óvulos o bien con su vientre, a que miles de Pingüis puedan venir al mundo.

Desde aquí les mandamos un abrazo enorme a todas ellas por hacer realidad tantas historias de AMOR VERDADERO…